Tips de Limpieza Ecológicas

Miércoles, 24 Septiembre   
  • Para los muebles; Muchos de los productos que nos venden para pulir los muebles contienen una sustancia que se llama fenol y que puede resultar muy perjudicial para la salud tanto de animales como de personas. Utilizar en vez de esos productos una simple bayeta húmeda sobre los muebles y después secar, quedarán perfectamente limpios. Si queremos abrillantarlos, una opción es pasarles una vez al año cera de abeja.
  • Para limpiar los desagües; No hay compuestos más peligrosos y contaminantes que los desatascadores químicos. Contienen componentes como el cloro o el ácido sulfúrico altamente peligrosos. Para tener un desagüe limpio y desatascado haremos una mezcla con 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y media taza de vinagre caliente. Lo echamos por el desagüe y lo dejamos actuar durante unos minutos, después echaremos abundante agua caliente.
  • Para desinfectar la casa; Estamos acostumbrados a utilizar compuestos derivados del cloro como desinfectantes del hogar, sin embargo debemos ir desechando ese tipo de productos porque son altamente contaminantes además de tóxicos. Existe una alternativa muy eficaz que incluso se utiliza a nivel sanitario para la desinfección que consiste en mezclar 1 parte de bórax con seis de agua. Es inmejorable y no contamina como otros productos. Para la desinfección del cuarto de baño, especialmente del WC hay dos opciones igualmente válidas, una seria echar vinagre blanco o bicarbonato sódico por el interior de la taza y dejarlo actuar durante toda la noche. A la mañana siguiente se limpia bien y estará perfectamente limpio y desinfectado.
  • Para limpiar el horno; Los productos químicos antigrasa destinados a la limpieza del horno, son tremendamente tóxicos y peligrosos para la salud porque la mayoría son derivados de la sosa cáustica. Es igualmente eficaz para limpiar el horno una pasta que obtendremos mezclando bicarbonato sódico y agua caliente, se aplica sobre un estropajo fuerte y restregamos sobre las manchas.

Son pequeños consejos que podemos poner en práctica sin dificultad y por un precio muy asequible, que además de dejarnos una casa perfectamente limpia y desinfectada, harán que contribuyamos a mantener la naturaleza un poco menos contaminada. Vale la pena el esfuerzo.