Limpieza de Cutis

Miércoles, 24 Septiembre   

Existen dos tipos de limpieza: la de todos los días, que la podemos hacer solas, y la que debemos hacer periódicamente, en la que normalmente nos ayuda algún especialista, pero que sabiendo los pasos a seguir también podemos efectuar desde casa.

Hay quien opina que sólo hay que limpiar el cutis cuando previamente nos hemos maquillado, pero no es cierto, una piel que no se limpia antes del descanso del sueño siempre será una piel ajada. Porque aunque no la hayamos tapado con maquillaje al cabo de una jornada, en la piel se acumulan residuos propios, como puede ser el sudor o el sebo que expulsamos por los poros, o ajenos, como la contaminación y las partículas de polvo que se van rezagando en nuestro cutis.


De manera que todas las noches es imprescindible que se repitan estos pasos, limpieza, tónico e hidratación. Estos tres pasos son innegables, pero se pueden dar de muchas maneras. Actualmente existen muchos métodos diferentes y que ofrecen ciertas ventajas al tradicional agua y jabón de nuestras abuelas.

Lo recomendable es elegir tres productos acordes con nuestra piel, pero también existen situaciones en las que no tenemos tiempo ni lugar para desarrollar este proceso. Para estos casos es recomendable acudir a las famosas toallitas desmaquillantes que aúnan en un pañuelito todo lo necesario para liberar a nuestra piel de impurezas y ofrecerle el agua que requiera. Pero la lista no acaba aquí: hay cientos de productos que harán que la limpieza diaria sea más cómoda y efectiva, adaptándose a todos los gustos. Desde el agua limpiadora para las que piensan que es imprescindible sentir el frescor, hasta los productos naturales y las recetas caseras.

Con esto no basta. Es necesario que de vez en cuando se eliminen de raíz los puntos negros e impurezas que con la limpieza diaria no se acaban. Así que no hay otra solución que sacar de nuestra piel todos estos lastres que no la dejan respirar.

Normalmente, como se decía antes, se acude a una especialista en estética que hará que el trámite sea rápido y eficaz. Pero en casa con una cacerola, una toalla, un espejo y nuestras manitas lo podemos hacer igual. Además, ahora también existen productos granulados que ayudan en esta tarea.