La Suciedad y su Clasificación

Miércoles, 24 Septiembre   

Las sustancias que se localizan en un sustrato pueden ser consideradas, según las condiciones concretas de utilización, como suciedad no deseada, tolerable, o incluso deseada (p. ej. protección contra la corrosión). Por tanto, para especificar suciedad podemos hacer alusión a la normativa militar MIL-STD-1246C de los EE.UU. (Normativa Militar, Niveles de Limpieza de Producto y Programa para el Control de la Contaminación), que describe la suciedad como material no deseado.

Para clasificar la suciedad tenemos que estar atentos a su eliminación, pues sólo de esta forma es posible establecer la suciedad y los procesos de limpieza a usar. Por ejemplo, sustancias que poseen propiedades físicas similares quizá no puedan eliminarse recurriendo a procedimientos parecidos dadas las distintas propiedades adicionales sean químicas o de otra naturaleza. Así, resulta esencial una clasificación de la suciedad en grupos que permitan una determinación directa de los correspondientes métodos de limpieza.
La Sociedad Americana de Testado y Materiales (ASTM American Society for Testing and Materials) establece seis grupos de suciedad y los relaciona con los métodos de limpieza más usuales, y así describe en detalle la idoneidad de los métodos de limpieza para la eliminación de cada tipo de suciedad. Los grupos de suciedad individuales son:

* Compuestos pigmentados de estampación.
* Grasa y aceite no pigmentados.
* Virutas y fluidos de corte.
* Compuestos de pulido y abrillantado.
* Óxido.
* Otros.